Blogia
Ceshire

LA BESTIA PARADOGICA

LA BESTIA PARADOGICA Un tiempo atrás, mucho antes
de comprender algunas cosas,
comprendía mucho más
de lo que comprendo ahora;
que las balanzas grises
en mi cabeza dicótoma
me muestran el equilibrio
de una verdad obtusa
que en mi limitación absurda
no estoy apta a resolver.
Y siendo el blanco algo negro:
y siendo el negro algo blanco,
resulta que al fin y al cabo
no logro entender ninguno.
Que ya lo dijo Machado,
soy la bestia paradójica
que aun conociéndolo todo
se consume por la nada.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Albatros -

Un poema de un poeta adoptivo de mi tierra: José Hierro

VIDA Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.

Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!»
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!»
Ahora sé que la nada lo era todo.
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada.)

Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.

De "Cuaderno de Nueva York" 1998
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres